FOTOGRAFÍA MÓVIL

Ambedofilia

Este proyecto aborda la relación entre "ambedo" que es una especie de trance melancólico en el que uno se vuelve completamente absorto en vivos detalles sensoriales, lo que conduce a una incipiente conciencia sobre la inquietante fragilidad de la vida. Y "filia" que expresa una inclinación apasionada por algo.

AMBEDOFILIA es una serie fotográfica que no muere. Se mantiene viva; como una foto, como un recuerdo... Como la vida. Porque, ¿qué es la vida si no una foto y una foto si no un recuerdo?

Fotografiar es sentir, sentir es vivir y vivir es recordar.

Recuerdo mi primera foto... La primera que me hizo sentir algo de verdad. La primera que me incitó a ver el mundo a través de los ojos con los que miro ahora. La primera foto que me hizo ver que los detalles no siempre pasan desapercibidos. Me hizo sentir "un detalle". Me hizo descubrir que las cosas que no vemos o no percibimos son bellas, y siempre, y digo SIEMPRE, tienen algo impredecible que contar.

Era una foto a un tronco. Pero no era un tronco cualquiera. Era un tronco vivo. Aunque yacía muerto. Ese tronco me habló. Me contó que... había intentado luchar. Había seguido creciendo a pesar de que unos alambres impidieran su desarrollo. Insistió en vivir con tanta fuerza que parte de él engulló el alambre. Lo había hecho suyo. Sus ganas de vivir atravesaron la alambrada con rebeldía. Aun así, lo mataron. Pero ya no podían deshacerse de su cuerpo, porque tendrían que rehacer todo el cercado entero. Lo dejaron allí, muerto.

Ellos simplemente vieron un tronco aferrado a un alambre. Yo vi un árbol aferrado a su vida.

En ese momento quería ser como ese tronco. Fuerte, valiente. Con ganas de conseguirlo todo aunque me pusieran el camino difícil.

Entonces aprendí a observar, y me sentí orgullosa de ser un detalle. Porque los detalles siempre, y digo SIEMPRE, tenemos algo impredecible que contar.